LA COFRADÍA DE PESCADORES: UN PARAÍSO EN MITAD DEL ATLÁNTICO

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Son muchos los restaurantes a lo largo y ancho de las Islas Canarias que se jactan de servir pescado fresco de gran calidad. Pero sólo unos pocos pueden presumir de respetar el producto como en el que a continuación os presentamos.

Aquí, los productos del mar son los protagonistas. Lapas, chocos, pulpos, almejas, chipirones se abren paso en la carta para abrir el apetito de los comensales, para ir dejando paso a los auténticos reyes: el cherne, el mero, el sama roquera y, mi preferida, la vieja. Todos ellos pescados característicos de estas aguas, elaborados bajo las premisas de la cocina canaria más tradicional: sencilla, humilde y sabrosa.

El local se encuentra ubicado en pleno centro del Puerto de la Cruz, junto al pequeño puerto pesquero, en la preciosa isla de Tenerife. Para acceder al restaurante tenemos que subir unas escaleras. Una vez en el primer piso, nos encontraremos con el salón principal, a través del cual se accede a inmensa terraza desde la que podremos disfrutar de unas vistas impresionantes, tanto del puerto como del océano. Obviamente, mi recomendación es que reservéis mesa al aire libre.

Para empezar, os invito a probar las lapas o los chocos. Hechos a la plancha, tiernos y con una salsa a base de aceite, ajo y perejil. Sin más, y ni falta que hace. Cualquier otra opción que elijáis de primero estará rica y cumplirá vuestras expectativas. Además, la carta ofrece la posibilidad de pedir medias raciones, lo cual favorece el que probéis más cosas. Pero, si queréis comer algo diferente, probar el queso asado con mojos y miel de palma. Excelente queso canario con la internacionalmente conocida salsa canaria en sus versiones roja y verde, junto al dulzor de la miel. Os sorprenderá.

Como segundos podéis optar por algunos de los arroces, el pulpo en cualquiera de sus variantes o alguna de las especialidades típicamente canaria de bacalao como son el bacalao guisado o el bacalao encebollado. Pero si queréis apreciar el buen pescado de estas costas, no lo dudéis. Elegir alguna de las piezas frescas que ese día hayan llegado a la lonja. El camarero os guiará hasta la vitrina donde las tienen expuestas para que le indiquéis cual queréis. Aquí, y esto es una debilidad personal, yo me inclinaría por la vieja. Es un pescado muy apreciado allí, que es bastante difícil conseguir en Madrid. La preparan a la espalda, lo cual resalta su delicada textura y su marcado sabor a marisco. Impresionante.

Y para acabar con algo fresco mirando al mar, una cremosa mousse de chocolate negro o un tiramisú bastante notable harán que finalicéis la comida con inmejorable sabor de boca.

Una de las pocas pegas que se le puede achacar al restaurante es que la carta de vinos es bastante escasa. En cualquier caso, y si sois amantes de los blancos, os recomiendo regar las viandas con algún caldo de la bodega El Grifo. Esta bodega, situada en Lanzarote, es la más antigua de las islas y ofrece unos vinos de una gran calidad.

Precio medio: 35€-38€

2 comentarios sobre “LA COFRADÍA DE PESCADORES: UN PARAÍSO EN MITAD DEL ATLÁNTICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s